Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Afrodita de Padua

(Ven, 2016, Winstrella en Latinoamérica por Slew Prince)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

En la historia de nuestro hipismo se han dado ya varios casos en los que un ejemplar comienza a conquistar triunfos y por una u otra razón no logra convencer a gran parte de la afición, por lo general teniendo que “ratificar” con otras victorias en sus salidas siguientes que realmente tienen la calidad necesaria para ser considerados los líderes de su generación e incluso consagrarse como campeones. Esta descripción me viene a la mente cuando recuerdo a una hermosa tordilla de reciente paso por nuestra hípica, aquella que fue llamada Afrodita de Padua.

 

Nacida el 31 de enero de 2016 en el prestigioso Haras Oropal, es una hija de Winstrella en Latinoamérica por Slew Prince. Su padre (USA 2004, Gone West en Minstrella por The Minstrel) fue un ganador de tres en once salidas que produjo US$109.617 pero con una importante línea genética que lo hacía un prospecto de semental, ya que el linajudo Gone West (hijo a su vez del Jefe de Raza Mr. Prospector) produjo grandes corredores ganadores de competencias importantes, tales como Da Hoss (doble ganador de la Breeder´s Cup Mile), West by West (de 30-10 y US$1.038.123) y Lassigny (de 28-8 y US$1.318.371). Comenzó en la cría en 2009 naciendo sus primeros hijos al año siguiente, convirtiéndose en Líder Semental Debutante en 2012. Entre sus hijos más destacados figuran Estrómboli (campeón dosañero en Santa Rita), Pistacho Again (figuraciones selectivas en LR, ganador clásico en SR), Manar (ganadora selectiva en LR) y por supuesto Afrodita de Padua, resaltando que básicamente ha dado ejemplares especialistas en tiros cortos.

 

Su madre (VEN 1997, Slew Prince en Cloak por Fappiano) fue una destacada corredora criolla ganadora de cuatro en once salidas, con la que sus dueños tenían grandes esperanzas de llegar a conquistar clásicos, pero no se pudo por las lesiones que le obligaron a un temprano retiro de las pistas. Con un pedigrí sensacional ya que ella era hija a su vez de un semental estelar en nuestro país y de la que a nuestro juicio ha sido la mejor matrona de la historia hípica contemporánea, todas las esperanzas se pusieron en su rol como madre donde ha destacado con los figuradores clásicos Business Again (por Voyageur) y La Signora (por My Own Business), el ganador clásico Manuscrito (por Mr. Mistoffelees) y la que nació siendo la última de sus hijos fue la que se convirtió en una campeona, nuestra homenajeada Afrodita de Padua.

 

Inició sus actividades como pistera defendiendo la chaquetilla del Stud Albarrán-Robana aunque luego se decidieron a correrla para las sedas del Stud Sr. Hugo Albarrán, hombre de dilatada trayectoria en el medio que fue copropietario del excepcional My Own Business y ocupó por varios años la representación de Venezuela en la Confederación Hípica del Caribe. El reconocido turfman le encargó al exitoso Ramón García Mosquera su cuido y entrenamiento, quien supo desarrollar su potencial para alcanzar con ella una campaña campeonil. Aunque debutó con 445 kilogramos de peso y se mantuvo en sus alrededores como tresañera, en su etapa de madura llegó a promediar unos 474 kilos, llegando a un tope de 485 kilogramos al reaparecer como cuatroañera.

 

Su estreno se produjo el 9 de febrero de 2019 en lote para debutantes y no ganadoras con la monta de Jaime Lugo, accionando en calidad de sorpresa pues ofrecía un alto dividendo a ganador (9 a 1). Sabiendo de la baja efectividad de Ramón García para debutar (acostumbra llevarlos poco a poco), era lógico que no fuese de las más cotizadas pese a la yunta estelar. Tras correr en posiciones intermedias durante gran parte del recorrido, la tordilla atropelló con fuerzas en la recta final para caer desde el segundo a 1 ¾ cuerpos de la también debutante Wonderful World, yegua muy útil que luego figuró en dos selectivas cerrando su campaña de forma prematura con apenas tres actuaciones.

 

Su segunda salida sería el 19 de abril luciendo más ajustada en su peso (bajó 10kg, cerró en 435) surgiendo como una de las principales aspirantes, aunque su propia compañera de cuadra Templada (una hermana materna de la campeona Rosalba María) cerró como la primera favorita. Accionando cerca de la punta desde el inicio pasó a dominar poco antes del giro de la última curva y se escapó para derrotar hasta por unos 4 ½ cuerpos a Templada en crono de 80”1 para 1300 metros, luciendo muy solvente en la recta final.

 

El 12 de mayo fue inscrita en el Clásico Senegal enfrentando a sólo tres rivales (ausente la campeona Cacciatora), logrando tomar la delantera desde el brinco inicial fue capaz de marcar parciales de 25”1, 49”2, 74”2 y rematar en un notable 24”4 para completar 99”1 en la milla imponiéndose con mucha facilidad por 6 cuerpos sobre Su Majestad sin haber sido exigida en ningún momento, dejando a las claras que estaría contando en las grandes pruebas selectivas de la temporada. Para ilustrar mejor su actuación, el día anterior Cacciatora había vencido en el GPU dejando 99”4 para la milla, aunque también a voluntad.

 

 

En unas declaraciones post carrera de su entrenador al periodista Antonio José Medina (Dimensión Hípica) dio a conocer las dificultades que presentaba la potranca por su indocilidad, diciendo que tal vez sería su propio carácter su principal enemigo mientras estuviese en el hipódromo. Tanto su propietario (quien la calificó como díscola) como su jinete (“una yegua con bastante genio, una potrica que hay que enseñarla”) ratificaron esa apreciación, lo cual de una manera u otra le daba mayor valor a las actuaciones de calidad que ya venía acumulando en su corta campaña.

 

El 2 de junio era la fecha fijada para la disputa del Clásico Hipódromo La Rinconada que da inicio a la triple corona para hembras, con la presencia de la campeona invicta Cacciatora como principal aspirante y con apenas tres retadoras para enfrentarla, una de ellas su propia compañera de cuadra In Fact que en el papel le haría la carrera en velocidad. Al darse el brinco inicial, el guion parecía cumplirse al pie de la letra pues la veloz In Fact buscó dominar mientras el pocho Lugo contenía a su yegua y Capriles relajaba a Cacciatora para accionar de menor a mayor.

 

Tras marcar parciales de 24”2 y 47”1 su jinete movió a la tordilla para buscar la punta mientras Cacciatora se acercaba desde el tercero, pasando ambas a decidir justo a la entrada de la recta final mientras dejaban 71” en 1200 metros. Lo que se vería a continuación es una de esas cosas por las que el hipismo despierta tantas emociones, pues la campeona pareció liquidar la carrera faltando unos 250 metros sacando incluso más de un cuerpo de ventaja, pero la tordilla reaccionó de manera brillante para arrebatarle el triunfo prácticamente en el rayado para superar por un pescuezo a una yegua imbatida hasta ese momento, completando en 97”3 la milla.

 

 

Hubo muchos comentarios post carrera sobre la razón de la derrota de Cacciatora, la mayoría apuntaban a señalar que el jinete Capriles se había confiado en exceso, otros a que la yegua “se había devuelto” o incluso que estuvo muy consentida en los días previos a la carrera. Pocos en ese momento realmente valoraron en su justa dimensión la extraordinaria reacción de la vistosa tordilla para derrotar en la sufra a una potra que había demostrado ser siempre muy superior a sus congéneres hasta ese entonces.

 

El 23 de junio se celebraría el segundo peldaño de la triple corona como es el Clásico Prensa Hípica Nacional acudiendo esta vez nueve yeguas al llamado, incluyendo las dos principales protagonistas. Sin embargo, su desarrollo pareció limitarse a un match entre las dos favoritas dejando al resto del grupo en una disputa por un lejano tercer puesto.

 

Con Afrodita de Padua en punta y Cacciatora siguiéndola de cerca, pasaron en 25”3, 51”2 y 76”1 sin mayores cambios, aunque para ese momento “El Pocho” Lugo intentó la escapada y Capriles movió a su cabalgadura para darle alcance al giro de la última curva, viniéndose nuevamente ambas a decidir la carrera pero en esta ocasión Cacciatora cargó adentro perjudicando a la tordilla cuyo jinete levantó y quedó a casi dos cuerpos antes de reaccionar valientemente y retomar el liderato para finalmente superar por un cuerpo a su acérrima rival dejando crono de 126”1 en los dos kilómetros.

 

 

Si el resultado del primer paso sorprendió a la mayoría por lo inesperado de su reacción, el valiente regreso de la tordilla en el segundo peldaño “maravilló” por varios factores: había hecho el gasto en la delantera, primera vez en el tiro de aliento, sufrió un fuerte tropiezo que normalmente le hubiese eliminado de la lucha por el triunfo (más allá de que al reclamar la iban a subir) y también tuvo que superar el envión que suele traer la que acciona desde atrás. Además, está el tema de su pedigrí ya que los hijos de Winstrella suelen ser efectivos en tiros muy cortos, pero demuestran poca capacidad para la milla o los cuatro codos.

 

Sin embargo, más allá de las “limitaciones genéticas paternas” para recorridos de aliento, por sus venas corría la sangre de su madre Latinoamérica y particularmente de su abuela Cloak, toda una estrella en su función como reproductora ya que produjo a varios ejemplares campeones que fueron a su vez múltiples ganadores clásicos en distancias más allá de la milla, todo un valor agregado por donde se le mire.

 

Con una gran expectativa finalmente el 21 de julio se celebraría el Clásico General Joaquín Crespo que cierra la famosa trilogía para hembras, con la pupila de Ramón García en plan estelar y su compañera de cuadra Go Sexy Go como su probable enemiga, ya que la potranca Cacciatora no participaría en la misma. Logrando tomar la punta desde la partida y en parciales muy cómodos (25”3, 50”2, 76”4, 101”4, 127”3) se impuso de forma brillante y contundente al superar por 12 cuerpos a Go Sexy Go que intentó atacarla al giro de la última curva, pero infructuosamente, ya que apenas “El Pocho” Lugo exigió a su yegua ésta le respondió para escaparse hasta la raya, completando en 154”1 los 2400 metros.

 

 

Con ese triunfo Afrodita de Padua se convirtió en una nueva triple coronada del hipismo capitalino (la 12° en lograrlo), asumiendo con claridad el liderazgo en la generación y prácticamente asegurando desde ya el campeonato como la mejor tresañera 2019. Aunque había mostrado clase y gallardía en sus triunfos, no faltaba quien alegase para ese entonces que ella había podido ganar porque la campeona Cacciatora disminuyó o desmejoró su performance previo, e incluso porque ésta estuvo ausente del tercer peldaño.

 

Tras brindársele un merecido descanso de un mes para superar el esfuerzo de la triple corona, el 7 de septiembre fue inscrita en la Copa Rafael Branger Ruttman donde enfrentaría a sólo tres rivales, de las cuales dos de ellas eran sus compañeras de cuadra. Luciendo como una prueba de trámite en el papel, la tordilla tomó la punta acompañada de Templada marcando parciales de 25”, 50” y 74”1 tomando buena ventaja que parecía indicar se adjudicaría un fácil triunfo, pero a la entrada de la recta final vino con fuerzas Mary Queen logrando rebasarla definitivamente faltando unos 200 metros para sorprender a la favorita superándola por algo más de un cuerpo en tiempo de 120” para 1900 metros, mientras las otras de Ramón García que eran Templada y Go Sexy Go finalizaban muy lejos del dúo protagonista.

 

Su inesperada derrota se atribuyó a “estar consentida” por lo que cuando fue inscrita el 29 de septiembre en el Clásico Hípica Nacional el consenso casi generalizado era que esta vez se desquitaría con un fácil triunfo. De nuevo ante sólo tres rivales, salió tranquila detrás de Reina de Espadas en parciales de 25”4, 51” y 75” pasando a dominar con claridad la carrera al punto que pareció metería un galope, pero en un abrir y cerrar de ojos su compañera de cuadra Go Sexy Go ensayó un poderoso avance pegada a la baranda interior que le permitió rebasarla de un viaje a la entrada de la recta final para consolidarse en la punta y derrotar por 6 ½ cuerpos a Afrodita de Padua en tiempo de 125” para los dos kilómetros.

 

La tordilla acumulaba dos derrotas en fila en pruebas que lucían a su disposición, por lo cual nuevamente se dejaban oír aquellas opiniones sobre su falta de calidad o que sus triunfos eran porque “no había corrido con nadie”. Nunca faltará quien trate de desmeritar los logros de otros, pero lo cierto es que la valiosa yegua sí experimentaba un bajón en sus condiciones que impidió su presencia en la Serie Hípica del Caribe y además obligó a enviarla a un descanso en el Haras Oropal que se prolongó sin estar planificado de esa manera por casi un año. Pese a ello, sus cuatro clásicos consecutivos a mediados de año con el añadido de ser una triple coronada le permitieron sin problemas adjudicarse el título como la Campeona Tresañera 2019 en La Rinconada.

 

En medio de su recuperación durante el reposo se presentó la cuarentena nacional por el Covid 19 que obligó a suspender las carreras en La Rinconada desde mediados de marzo hasta finales de junio. Una vez reanudadas las actividades hípicas, la yegua Afrodita de Padua regresó a la arena capitalina para intentar recuperar el trono que una vez ocupó. Tras casi un año sin correr, su reaparición se produjo el 13 de septiembre de 2020 en el lote de G-5+ con la monta del aprendiz Daniel Hernández, cumpliendo con una tremenda exhibición escoltando a la invalidada Mia Faustina que se impuso de punta a punta en 70”4 para los 1200 metros mientras que Afrodita de Padua le llegaba a 4 ¼ cuerpos superando fácil al resto del lote.

 

Nos parece oportuno destacar el valor de esa actuación por cuatro razones: el tiempo sin correr, regresaba fuera de tiro, enfrentó a varias velocistas buenas y le ganó a casi todas (excepto Mia Faustina) pero en especial porque regresó con 485 kilogramos, unos 45 kg más que en su última salida del año anterior. Era evidente que la yegua había vivido una transformación física, se veía “mucho más yegua” con una estampa que impresionaba pese a que aún no estaba en el tope de su condición.

 

Fue inscrita para participar el 1 de noviembre en G-3,4ó5 pero fue retirada por una inflamación de art. metatarso falangeana del miembro posterior derecho según la información del INH. Su siguiente salida vendría el 20 de diciembre (fecha de cierre anual) cuando disputó el Clásico Cruz del Ávila con la monta de Samuel Marín (“El Pochose inclinó por Una Pertutti), pero mostrando que aún no estaba del todo recuperada de sus dolencias arribó séptima a más de diez cuerpos de la campeona madura Deslumbrante que venció en 119”2 para 1900 metros.

 

Se pudiera afirmar que 2020 fue un año para el olvido en cuanto al rendimiento y desempeño de Afrodita de Padua, pese a su buena figuración en la reaparecida lo cierto es que acumulaba cuatro derrotas de forma consecutiva, lo cual no ayudaba en su reputación frente a aquellas voces que siempre les restaron méritos a todos sus logros. Sin embargo, con la llegada de un nuevo año renacían las esperanzas por darle la vuelta a esta racha, aunque no empezó del todo bien para sus allegados. Decimos esto porque justo al inicio de 2021 falleció el Doctor Hugo Albarrán (propietario de la yegua) quien lamentablemente no pudo disfrutar el regreso de su campeona y los éxitos que estaban por venir.

 

Su estreno como cincoañera se produjo el 14 de febrero de 2021 disputando el Clásico Ana María Freudman regresando a su cabalgadura “El PochoJaime Lugo, reverdeciendo laureles al imponerse de punta a punta superando por 4 cuerpos a Marsellesa en tiempo de 91”3 para 1500 metros.

 

 

De esa manera rompía esa racha de cuatro derrotas que acumulaba y lograba su primer triunfo clásico en más de año y medio, pero algunos opinaron de nuevo que no le había ganado a nadie porque enfrentó a un lote de yeguas con mediana clasificación. En su siguiente salida le tocaría verse las caras nuevamente frente a Deslumbrante, la cual reaparecería luego de conquistar el campeonato como la mejor yegua madura de la temporada anterior.

 

El 21 de marzo se disputó el Clásico Gustavo J. Sanabria con nueve participantes, acaparando el favoritismo Deslumbrante mientras Afrodita de Padua lucía como su principal enemiga en el papel. Al darse la partida, la tordilla se colocó en la punta con parciales cómodos y constantes de 24”, 48” y 73” manteniendo sólida ventaja sobre Srta. Macadamia que la perseguía a unos 5 cuerpos y más atrás Deslumbrante esperando el momento oportuno. Pero al giro de la última curva Afrodita de Padua aceleró el paso para marcar 97”4 en la milla y desprenderse con total autoridad para galopar por 11 cuerpos sobre Deslumbrante y a unos 17 llegó Srta. Macadamia en el tercero siendo la mejor del resto, terminando en 124”4 los dos kilómetros.

 

 

Mientras la pupila de Ramón García se posicionaba como la nueva líder del patio se conocía que su rival sufrió una lesión que obligaba a su retiro de las pistas, por lo que se diluía la expectativa de un nuevo episodio entre ellas para una posible revancha. Comenzó a hablarse de su enfrentamiento contra los machos, incluso tan pronto como en el mes de abril por la celebración del Clásico Presidente de la República, cosa que finalmente no ocurrió y ese evento lo ganó el veterano Apistos.

 

Su siguiente salida sería el 6 de junio cuando intervino en el Clásico Bambera siendo cotizada como la gran favorita, respondiendo con un convincente triunfo de punta a punta por 7 cuerpos sobre Mamá Yeya y tercera Avasallante, dejando crono de 113”2 para 1800 metros sin ser exigida a fondo para consolidar su liderazgo entre las hembras maduras del patio.

 

 

Vista la amplitud de sus victorias y su estilo de correr como yegua galopadora, sus allegados deciden tomar el reto de enfrentar a los machos inscribiéndola en el Clásico Fuerza Armada Bolivariana, conocido de forma popular como la carrera “mata caballos” por ser en la exigente distancia de 3200 metros. El 4 de julio era la fecha fijada para la celebración de ese evento, en el cual la yegua acudía como la primera favorita pese a ser la única hembra de la misma. Tratando de guardarle energías, su jinete la corrió colocada detrás de Power Indy que hizo el gasto de la carrera y se mantuvieron así hasta que faltando menos de mil metros el jinete de Valrazio lo llamó a correr para tomar la delantera prácticamente sin la oposición de sus rivales que simplemente no pudieron seguirle el paso, para finalmente derrotar al lote por más de 15 cuerpos.

 

Entre tanto, al ver que la yegua no respondía como habitualmente lo hacía, su jinete simplemente la dejó tranquila antes del giro de la última curva limitándose a completar el recorrido sin pedirle un esfuerzo extra, finalizando en el sexto puesto a unos 50 cuerpos (fuera de carrera) detrás del vencedor Valrazio que agenció 211” para los 3200 metros. Aunque se rumoró que la yegua había confrontado problemas, lo cierto es que al día siguiente su propio entrenador informó vía twitter que su pupila estaba en perfectas condiciones físicas, más allá del agotamiento propio por tan exigente desafío.

 

Tras un merecido descanso de dos meses, su siguiente actuación sería el 5 de septiembre disputando el Clásico Hípica Nacional con la monta del aprendiz Jefferson Díaz. Enfrentaría a cinco rivales incluyendo la múltiple ganadora clásica Sharapova, a la que muchos señalaban como la probable ganadora considerando que históricamente son muy pocos los ejemplares que logran ganar en su próxima salida luego de participar en la carrera mata caballos.

 

Al darse el brinco la tordilla con velocidad se adueñó de la punta marcando parciales de 23”1. 48”4 y 73”4 para los tres primeros cuartos de milla, manteniendo una sólida ventaja de unos diez cuerpos sobre sus rivales. Pero hacia la entrada de la recta final su enemiga inició un fuerte avance que le permitió alcanzar a la tordilla y pasarla por casi un cuerpo durante algún pasaje de la misma, aunque al castigar Jefferson Díaz con su mano izquierda a Afrodita de Padua ésta le respondió para regresar de manera brillante y alcanzar un resonante triunfo por casi dos cuerpos sobre Sharapova que fue una digna rival, dejaron crono de 125”1 para los dos kilómetros.

 

 

Con este triunfo se despejaba cualquier duda sobre cuál era la mejor yegua madura del óvalo capitalino, la forma como logró esta victoria hizo recordar aquellas exhibiciones de su triple corona cuando logró superar a Cacciatora en par de ocasiones regresando de lo que parecían derrotas casi consumadas, para dejar así plasmada en la mente de la afición venezolana que era una yegua con mucha gallardía y un corazón enorme para superar los retos.

 

Pero el destino le tenía otra prueba de fuego a muy corto plazo: su enfrentamiento contra la potranca Sandovalera, que la había emulado al lograr también triple coronarse, pero lográndolo de manera invicta, habiéndose ganado incluso a los machos en tres ocasiones durante la temporada. En el marco de la Gala Hípica de Caracas 2021 que se corrió el 3 de octubre ambas serían inscritas en el Clásico Cruz del Ávila junto a otras ocho yeguas (al final corrieron nueve por un retiro), pero la tresañera Sandovalera dio una demostración contundente de clase y calidad al imponerse de punta a punta y por vía de galope sobre sus rivales, superando por 9 ½ cuerpos a Lasciati Andare mientras Afrodita de Padua finalizaba cuarta a 12 cuerpos de la vencedora que agenció 118”4 para los 1900 metros.

 

Luego de disputarse la Gala Hípica hubo publicaciones que señalaban al campeón Irad Ortiz Jr. como el posible jinete de Afrodita de Padua en la Serie Hípica del Caribe que se disputaría en Puerto Rico, pero lamentablemente su viaje no se concretó al presentar dolencias físicas, por lo cual fue sometida a un reposo por el resto del año. La derrota ante Sandovalera fue su última actuación durante la temporada, pero los méritos que logró acumular le permitieron ser coronada como la indiscutible Campeona Madura 2021 en La Rinconada.

 

Luego de una inactividad que se prolongó por más de cinco meses, regresó a la acción el 13 de marzo de 2022 siendo inscrita en el máximo lote común con la monta del aprendiz Abraín Montes. Ante el escepticismo de muchos por reaparecer en 1300 metros, la yegua una vez más se encargaría de “callar” a sus críticos que “la eliminaban” logrando una victoria emocionante por un cuerpo y cuarto sobre De Rous en 78”2 para 1300 metros, pese a confrontar tropiezos en los primeros metros (chocó levemente con la baranda interna) y luego en la recta final cuando De Rous cargó afuera buscando cortar su avance, sin dudas una demostración de garra para la yunta jinete-ejemplar ese día.

 

 

Pero el infortunio se haría presente cuando se conoció pocos días después que la yegua Afrodita de Padua se había resentido de sus lesiones ya que presentó una inflamación en sus tendones que ameritaba un largo reposo, por lo que sabiamente sus allegados decidieron darle el descanso que se había ganado y enviarla para el Haras Oropal con el fin de recuperarla este año y empezar en la cría para 2023. Pese a que estuvo activa entre 2019 y 2022 realmente no tuvo un desgaste notorio en las pistas, nótese que ni siquiera llegó a veinte salidas.

 

Su campaña numéricamente se resume así: 10 triunfos (de ellos ocho clásicos) en 17 salidas, completando con 4 segundos, un cuarto y 2 no figuraciones en pizarra, con premios de Bs. 4.687 (llevados a la moneda actual). Entre sus logros más importantes está la triple corona para hembras y un par de campeonatos (tresañera 2019, madura 2021) que la colocan como una de las mejores yeguas que han pasado por nuestras pistas en el presente siglo.

 

En cuanto a la cría, tomando en cuenta su poderosa línea materna, estamos convencidos que Dios mediante en los próximos años se verán los frutos de esta hermosa tordilla que se cubrió de gloria en el óvalo caraqueño.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, Jorge Yánez (fotos), www.pedigreequery.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 31 de mayo de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados