Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Begich

(Ven, 1979, Tanius en Chúcara por Brown Rambler)

Por Juan Macedo

 

Precocidad, velocidad y fragilidad, tres características que se conjugaron en un solo purasangre; Begich. Este noble alazán nació en el año 1979 en el Haras Cocotío, perteneciente a la segunda producción de Tanius (el consentido de la Moralera) y fue adquirido en privado por los Sres. Jesús A. Delgado y Martín Sucre Vegas para lucir la chaquetilla roja, blanca y negra. Fue enviado al Hipódromo La Rinconada, específicamente a la cuadra de Giovanni Contini, para su respectiva doma y entrenamiento.

 

El rapidísimo Begich (característica que demostró de sus primeros trabajos en la pista) debutó el 19 de septiembre de 1981 con la monta de Ángel Angulo en recorrido de 1200 metros, pero fracasó desde el séptimo lugar a 12 cuerpos de Fred.

 

Luego de un merecido descanso de cuatro meses, Begich reapareció el 16 de enero de 1982 con la conducción de Jesús Delgado y, a pesar del recorrido de 1500 metros, se fue de punta a punta superando fácilmente a Papá Ego con 5 ¾ cuerpos de ventaja, agenciando 95” exactos, presagiando cosas muy buenas para su futuro. El 7 de febrero, subido de lote y en el mismo recorrido, se conformó con el tercer lugar a 3 ¾ cuerpos de Red Cat.

 

Dos semanas después, en la milla de la Copa Hylander con la conducción de “El NegroJesús Márquez, fracasó inexplicablemente al quedar séptimo a 21 cuerpos de Red Cat. Apenas pasó una semana de esa decepción cuando participó en la milla de la Copa Charles R. Röhl con “El RaudoRafael Torrealba en su cabalgadura, tomó la punta desde la misma partida y en plena sentencia el sorprendente Sardinero en sensacional atropellada ¡pasó y ganó! como hubiese dicho Andor, esa actuación del nieto de Brown Rambler fue un cambio del cielo a la tierra con respecto a su anterior.

 

El 13 de marzo en el marco de la Copa Socopo demostró que su anterior no fue obra de la casualidad, a pesar de ser el segundo menos jugado en taquilla por la presencia de Tintoreto, Red Cat y Gran Pillete. Salió disparado en punta a pesar del acoso de Testarudo y King Albert, en la recta final “se sacudió” de sus perseguidores y tuvo el fuelle suficiente para contener el avance de Tintoreto, que finalmente se conformó con el lugar de escolta a un cuerpo, dejando registro de 84”4 para los siete furlones.

 

Decepcionó nuevamente, ahora en el Gran Premio Selección de Fedeharas que ganó Tintoreto, ocupando el décimo lugar a 16 cuerpos. El 19 de abril regresó al lote común ahora con la conducción de Juan Vicente Tovar donde logró su tercer laurel recorriendo los 1500 metros en 90”1 superando con 7 ½ cuerpos a Over Again.

 

El 2 de mayo participó en los 1600 metros de la Copa Pedro Emilio Yumar donde fue superado por Salt Lake a 1 ¾ cuerpos. La escena estaba lista para dar inicio a la Triple Corona Nacional con el Clásico José Antonio Páez y el veloz Begich con la monta del veteranísimo Don Balsamino Moreira (que reaparecía de un reposo de varios meses debido a un peligroso accidente que por poco ponía fin a su carrera profesional) hizo lo de costumbre, tomar la delantera, pero su jinete (todo un artista con purasangres velocistas) lo controló de manera experta para llevar un ritmo parejo de acción y así en la recta final tuviera las suficientes energía para contener las atropelladas de Salt Lake y Tintoreto, cruzando la meta con ¾ cuerpos de ventaja cronometrando 96”2 (a 3 quinto del record entonces vigente de Altivo). Don Balsamino Moreira fue objeto de numerosas felicitaciones por su victoria ¡la primera que lograba después de su reaparición!

 

 

El segundo paso de la Triple Corona, los dos kilómetros del Clásico Ministerio de Agricultura y Cría, el hijo de Tanius tomó la punta acosado por McCarrone y en los 600 metros finales Virgilo DecánAly Khan” literalmente dijo “allá parece que se malogró el caballo Begich, está perdiendo posiciones y el jinete tiene que pararse”. Begich no terminó la carrera. Varios fueron los intentos de la cuadra para tratar de recuperar para la pista al notable purasangre, pero sus problemas físicos superaron los buenos deseos de los allegados y el personal de la cuadra.

 

Begich completó una corta campaña de 11 actuaciones en el óvalo de Coche en las cuales saboreó las mieles del triunfo en 4 oportunidades, además de 2 segundos, un tercero, acumulando en premios la cantidad de Bs. 1.119.700. Finalmente fue enviado al Haras Los Rada donde, en el año 1986, recibió algunas oportunidades como padrote, que lamentablemente no pudo terminar ya que murió el 27 de mayo. Solo dos de sus descendientes hicieron vida pistera, ambos ganadores: Migdaly y Saltarín. Begich fue el purasangre que el destino no permitió que brillara con total esplendor en la pista ni en la cría.

 

Fuentes: Revista Computadora Hípica, Revista Gaceta Hípica

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de marzo de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados