Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

El Gran Sol

(Ven, 1992, Barclay Jet en Gran Amistad por Holiday Special)

Por Ricardo Maldonado

 

Si tocara hablar de un culto a la buena salud y a la longevidad sin duda que el ejemplar indicado sería sin duda alguna El Gran Sol y es que en los últimos tiempos han sido muchos los caballos que han tenido una campaña extensa, pero pocos, muy pocos han hecho lo que el nacido un Martes de Carnaval, 3 de Marzo de 1992. Hacer la campaña que hizo, ir a la cría, hacer temporada de monta y volver como los grandes no solo ganando carreras, sino clásicos de grado inclusive. Es por eso que se debe admirar la excelsa campaña que tuvo en su haber el consentido de Domingo Lara García y entrenado con excelente tino en toda su vida pistera por César Cachazo.

 

 

Comienza su aventura pistera en 1994 en donde logra figuraciones clásicas significativas a saber dos terceros lugares en los Clásicos Victoreado (ganado por Clever Dancer) y en el Antonio José de Sucre (ganado por quien a la postre sería el campeón dosañero de ese año, el gran Principado) además un quinto lugar en el Comparación del mismo Principado resumirían su campaña como potro de dos años y siempre allí metido entre los grandes y enredado en las instancias decisivas. Todo hacía presagiar que su vida como tresañero traería consigo buenos augurios en las pruebas selectivas que se avecinaban.

 

Así empieza 1995 para este noble, su capacidad corredora en los tiros largos hacía pensar (a modo particular) que podía ser un nuevo triplecoronado en el hipismo. Gana una carrera común en 1800 metros, pero en una prueba en milla se va contra la falsa baranda y tumba a su jinete. Sin embargo lo corren en los 1800 metros de la Copa Millard Ziadie y gana de manera solvente con el novel Niomar Meza como jinete, quedando presto para los eventos de la Triple Corona Venezolana. Lamentablemente las cosas en el José Antonio Páez no salen lo deseado, ya que reincide en su “maña” de irse contra la falsa baranda y tirar, otra vez, a Niomar Meza en carrera ganada por Clever Dancer en gran final contra Principado.

 

Deciden para el Ministerio de Agricultura y Cría darle la monta al “SupercampeónJuan Vicente Tovar para reverdecer glorias pasadas y regresar a la ruta victoriosa. Mas, no pudo pasar del segundo lugar y caer ante un inspirado Clever Dancer quien igualó el registro de Jaimiquí en los 2000 metros del clásico y se ponía a tiro de la Triple Corona. El Domingo 25 de Junio se venía el República de Venezuela en donde luego de pasar a un agotado Clever Dancer, quien había marcado parciales violentos, es sorprendido de manera increíble por un atrevido Crazy Youseff y tener que conformarse, de nuevo, con el segundo lugar. Muchos dicen que la falta de condición del “Negrito de San José” (es bueno recordar que sólo tenía un par de meses corriendo luego de dos años y medio ausente) atentó contra las aspiraciones de El Gran Sol en buscar mayor empresa.

 

Reaparece al mes siguiente en el marco del Clásico Socopó y esta vez cae ante Camionero para luego participar por primera vez en la Copa de Oro-Asoprorin y luego de batallar cede ante el empuje demoledor de Traffic Express perdiendo incluso el segundo lugar en raya con el Caballo del Año 1994, Largavita. La suerte seguiría dándole la espalda al consentido del Stud Los Lara, ya que vuelve a ser derrotado en esta ocasión por Rey Araya, en el Gran Premio Asocrinca y apenas ocupar el tercer lugar en la prueba.

 

Aquí viene una decisión trascendental, ya que el mismo Juan Vicente Tovar al ver que no consigue la fórmula de ganar con El Gran Sol, toma la determinación de bajarse del ejemplar y eso se lo hace saber a César Cachazo, quien luego de eso le da la monta al “JetDouglas Valiente con miras a la 50ª Edición del Gran Premio Simón Bolívar. La nublada tarde del 29 de Octubre de 1995 el pensionado del Haras Tamanaco competiría ante 16 rivales y la historia cambiaría a su favor ¡y de qué manera!, ya que ganaría de manera contundente y al reverendo galope la carrera en honor al Libertador y por margen de 7 cuerpos y medio sobre Clever Dancer, Crazy Youseff, Mariawaleska y Lucky Metal parando los relojes en 149”2, quedando a sólo 1 quinto del récord de Ta' Fino para 2400 metros, de esta manera El Gran Sol comenzaba a labrar su ruta hacia el estrellato y la gloria.

 

 

 

Sería el primer nominado para representar a Venezuela en el 28º Clásico del Caribe a celebrarse en el Hipódromo V Centenario en Santo Domingo, República Dominicana y lo preparan inscribiéndolo en el Clásico Jockey Club de Venezuela, esta vez tendría de jinete al “DiabloÁngel Francisco Parra en sustitución del “Jet” quien había sido suspendido por incidentes con Ángel Alciro Castillo en el paddock de jinetes. Para colmo de males, el entrenado por Cachazo fracasa llegando apenas en sexto lugar en carrera ganada por Lucky Metal y de paso, se lesiona uno de sus miembros, cosa que lo dejaría fuera de las pistas el resto de la campaña 1995, aún así su perfomance le valió para ser Co-Campeón Tresañero, título que compartiría con Clever Dancer.

 

 

El año 1996 sería sin duda el de la apoteosis para El Gran Sol, primero con un triunfo en el Clásico Día del Ejército con la habitual monta del “Jet” y en un excelente crono de 124” para 2000 metros. Participaría por segunda vez en el marco del Clásico Socopó y lo gana de manera contundente y sin atenuantes, aun cuando su máximo rival, Gran Ángel, sufriría un percance promediando la última curva lo que lo dejaría eliminado, pero que no desmeritó en ningún momento el triunfo del pensionado de Cachazo. Es inscrito para la Copa de Oro-Asoprorin, en la tarde del 1º de Septiembre de 1996 y ante la deserción de Auyan Tepuy, por no cuadrar en el tiempo reglamentario galopa cómodamente la prueba, sacando poco más de 7 cuerpos y medio a Demons Cloak, así, el hijo de Barclay Jet sumaría puntos para el Título de Caballo del Año.

 

 

Sin embargo, un deslucido cuarto lugar de Demons Cloak, en el Clásico Cría Nacional, en el cual no se vio en carrera siendo superado por el ganador y un irreverente Samoli quien amenazaba con írseles de punta a punta.

 

Pero la gloria tocaría las puertas de este noble cuando en la tarde del 3 de Noviembre de 1996, el caballo El Gran Sol se adjudicaría por segundo año consecutivo la 51ª Edición del Gran Premio Simón Bolívar derrotando a La Alcaparra quien lucho hasta el final y a un Auyan Tepuy quien amagó muy tarde. Con un galope autoritario, El Gran Sol escribiría una página brillante en letras doradas un episodio glorioso en la historia del hipismo nacional emulando a Senegal quien había ganado el magno evento en 1956 y 1957. La llave Valiente-Cachazo llevó al ejemplar a detener el teletimer en 152” para la milla y media. Con esta perfomance no correría mas en 1996 pero los títulos de Campeón Maduro, Campeón Fondista y Caballo del Año se los llevaría a sus vitrinas en una demostración que sólo los grandes hacen.

 

 

 

En 1997, comienza su andadura pistera como cincoañero con sendos segundos lugares en las Copas Hypocrite y Rafael Guerra Navarro (en esta cayó ante Astur), derrota al tordillo en un lote común y de allí a tierras australes, concretamente al Hipódromo de Chile, Santiago de Chile en el marco del Clásico Latinoamericano de Jockey Clubs luego de 10 años de ausencia y en donde falla rotundamente al llegar último en carrera ganada por el chileno Prepo. A su regreso corre el Clásico Presidente de la República el Sábado 19 de Abril y cae ante Astur en tremenda batalla y luego de pelear en toda la recta final, después participaría en el Clásico Día del Ejército, cayendo por casi 7 cuerpos ante el moro Astur otra vez.

 

Participa en la tarde del Sábado 5 de Julio en el marco de la 70ª Edición del Clásico Fuerzas Armadas en donde enfrentaría a un modesto lote, pero inconvenientes en la partida en donde se llevó a Crazy Youseff y Clandestino, amén de casi tumbar a Valiente, amén del esfuerzo de puntear desde el inicio de la segunda vuelta, cedería ante el empuje de un atrevido Llantén al que no le importó la jerarquía del entrenado por Cachazo y hasta cruzarlo 2 veces en la recta final, aún así El Gran Sol lograría un polémico segundo lugar. Si el conducido por J. C. Rodríguez no hubiera hecho ese par de cruces, el pupilo de los Lara hubiera sido descalificado por los tropiezos iniciales descritos anteriormente.

 

 

Su participación por tercer año corrido en el Clásico Socopó cortaría la negativa racha que traía El Gran Sol en 1997 al ganar por segunda vez seguida la prueba con un discreto tiempo de 127”4 para 2000 metros, lo que dejaba listo al maduro para correr la Copa de Oro-Asoprorin en la lluviosa tarde del Domingo 7 de Septiembre y tomarse revancha de Astur al que ya lo había vencido en 3 oportunidades seguidas, pero que no podría con la arrolladora carga del pupilo de Domingo Lara y de esta manera retomar la ruta victoriosa. Con ese triunfo, El Gran Sol se ponía a tiro de los 100 millones en ganancias, cifra a la que podría llegar y pasar si ganaba en su siguiente presentación.

 

 

 

Llegaba esa oportunidad con el Clásico Cría Nacional, pero como en 1996, el noble vuelve a fallar al llegar otra vez en el cuarto lugar siendo superado por Jib Dancer (ganador), Alighieri y Astur y superando a Scott Gordon y el resto de los participantes. Sus allegados deciden probar suerte en el Hipódromo de Santa Rita con motivo del Clásico Nuestra Señora de la Chiquinquirá, y allí logra superar la mítica e impensable cifra de 100 millones de Bolívares en ganancias al doblegar a Lucky Metal, Ta´ Bravo, Gran Ángel y Crazy Youseff. Cerraría su campaña como cincoañero al llegar quinto en una gris actuación y con 60 kilos de peso en los 2000 metros de la Copa Gradisco (que sustituía al Confraternidad del Caribe) en la tarde del 14 de Diciembre en carrera ganada por Vinatero. Así terminaba 1997 para El Gran Sol, al que le fue adjudicado el Co-Campeonato de Caballo Maduro, título compartido con Astur.

 

 

Su andar ya como caballo de 6 años en 1998 comenzaría con un tercer lugar detrás de Jib Dancer y Astur en la Copa Rafael Rodríguez Navarro, para luego competir en el Clásico José María Vargas y con la conducción de José Javier Zerpa gana en un final de infarto y por escaso margen a Auyan Tepuy en un buen crono de 125”3 para 2000 metros. En su segunda participación en el Presidente de la República lograría la victoria a expensas de un mañoso e irregular Alighieri quien lo tuvo todo a su favor, pero que su alocada manera de correr atentó una vez mas en su contra perdiendo una carrera que parecía tener ganada. El tiempo fue un regular 151” para 2400 metros, pero suficiente para resarcirse de su derrota el año anterior a manos de Astur.

 

 

Fracasa de manera rotunda en el Clásico Día del Ejército ante un Scott Gordon que tumba el récord de los 2000 metros al agenciar 121”2 y de allí va a su segunda participación en el Clásico Fuerzas Armadas, en donde regresa Douglas Valiente al sillín y en una terminante demostración gana la “matacaballos” del Domingo 5 de Julio con autoridad sobre Valereux y Come On Winner con tiempo de 210” para 3200 metros. Es descansado con miras a lograr la hazaña de lograr por tercer año seguido la Copa de Oro-Asoprorin y vuelve a tocar la gloria escribiendo otra página brillante en la historia del turf venezolano al ganar de manera emocionante el evento conteniendo la atropellada demoledora de Scott Gordon y Auyan Tepuy en tiempo de 151”3 para la milla y media. Sin duda un triunfo para el recuerdo y que vive en la mente de muchísimos hípicos.

 

 

 

Tercera participación corrida en el Clásico Cría Nacional en donde volvía a correr en plan de gran favorito, pero esta vez llega segundo ante un sorpresivo Raén quien con Emisael Jaramillo logra dominar al pensionado de Cachazo. De esta manera se alistaba para otro de sus grandes retos en su vida como pistero: tratar de ganar por segundo año corrido el Clásico Nuestra Señora de la Chiquinquirá en Santa Rita enfrentando nada mas y nada menos que al linajudo e invicto High Security, quien a la postre se convertiría en el ganador de la prueba al ganarles en dramática, pero contundente, demostración y de tiro a tiro, burlando una y otra vez las arremetidas de Valiente con El Gran Sol quien poco o nada pudo hacer ante la superioridad del campeón zuliano, teniéndose que conformar con el segundo lugar.

 

 

 

Regresa a Caracas en el marco del Clásico Jockey Club de Venezuela en donde vuelve a fracasar al llegar penúltimo superando únicamente a Vinatero en carrera ganada por Raén. Así termina su participación en 1998 llevándose el Título como Campeón Maduro, otro trofeo para sus vitrinas.

 

Va a la temporada de montas en 1999 incursionando en la cría en el Haras Varsego. A mediados de ese año se corría el rumor de que el campeón regresaría a las pistas para tratar de conseguir la hazaña de ganar por 4ª vez corrida la Copa de Oro. Los rumores se hicieron realidad cuando el caballo aparece inscrito para correr el Domingo 15 de Agosto en el marco del Clásico Socopó, conducido por José Javier Zerpa y en donde llega séptimo del ganador Raén, luego participaría en la Copa de Oro-Asoprorin del 5 de Septiembre, pero fracasaría en su intento por un cuarto triunfo corrido al no figurar en evento ganado por Capitán Erre. Luego participaría por cuarto año corrido en el Clásico Cría Nacional llegando sexto en buena actuación, la prueba sería ganada por Rommerpaz.

 

 

Pero alguna carta se guardaría bajo la manga la gente del Stud Los Lara y su entrenador César Cachazo, ya que es inscrito para correr la noche del Miércoles 17 de Noviembre en el marco del Clásico Nuestra Señora de la Chiquinquirá y allí logra una de sus victorias mas impresionantes en su longeva campaña pistera al doblegar de manera autoritaria y contundente a Vinatero (quien venía en plan de gran favorito) y al local Con Zeus, con la monta de Ángel Alciro Castillo, quien se lució en la conducción ante su público en Santa Rita. Otra página dorada escrita por este caballo en la historia del deporte de reyes en Venezuela, marcando el regreso triunfal del campeón eterno.

 

En la tarde del Lunes 27 de Diciembre El Gran Sol ratificaría su condición en la Copa Gradisco con un nuevo regreso de DouglasEl JetValiente al doblegar en cerrada lucha al campeón tresañero de 1999 Rommerpaz, de esta manera cerraba su participación como sieteañero en ese año del regreso.

 

 

Reaparecería en Febrero del año 2000, ya con 8 años a cuestas, participando en la Copa Rafael Guerra Navarro y cae tercero en cerrado final con la monta de Ángel Alciro Castillo ante Rommerpaz e It Comes Well, luego caería de manera sorpresiva ante Holda en la Copa Ta' Fino, pero retomaría la ruta victoriosa ganando por segunda vez en 3 años el Clásico José María Vargas, esta vez con la monta de Douglas Valiente (sería su último clásico ganado) al quebrar la resistencia de Juan Ramón quien amenazaba con sorprender y a su vez contener la tardía atropellada de It Comes Well. De esta manera quedaría preparado para una nueva participación en el Clásico Presidente de la República y cae ante un irreverente Huracán David, quien con Verenzuela lograría ganar la prueba de punta a punta y en parciales cómodos. Castillo poco o nada pudo hacer ante la resistencia del ganador.

 

 

 

En Mayo en el marco de la Copa Senegal se anota otro triunfo más a costillas de Che Pibe y de ahí va al Clásico Día del Ejército, 4ª vez que corría esa prueba, y bajo la conducción de Rigo Sarmiento y con 60 kilos gana una increíble carrera a Juan Ramón y Huracán David cuando ya parecía perdido y correr lejos cuando giraban la última curva. Con este triunfo, el caballo del Stud Los Lara, superaba los 200 millones en ganancias, afirmándose como líder en dinero producido en Venezuela. Llega en plan de gran favorito al Clásico Fuerza Armada, pero cae en la “matacaballos” ante Super Show, con Castillo, quien impone récord en la distancia al parar los relojes en 206”2 para los 3200 metros del recorrido.

 

 

Reaparece en la tarde del Domingo 27 de Agosto en el marco de la 1ª Edición del Clásico Propietarios La Rinconada y sus 2000 metros, se venía un duelo generacional, ya que allí competían el campeón en ciernes My Own Business y Vuelve Jorge y en una carrera excepcional, llega tercero detrás, precisamente del triunfador My Own Business. Luego regresaría a las pistas el Domingo 8 de Octubre con motivo de la 21ª Edición del Clásico Copa de Oro de Venezuela, pero vuelve a llegar tercero de My Own Business (ganador en gran demostración) y Vuelve Jorge, repitiéndose la trifecta del Asoprorin de Agosto.

 

 

 

El hijo de Barclay Jet en Gran Amistad volvería al Hipódromo de Santa Rita para correr por 4ª ocasión el Clásico Nuestra Señora de la Chiquinquirá y logra ganar por 3ª vez en 4 años el evento al doblegar a la zuliana con campaña en La Rinconada, la triplecoronada entre las yeguas Front Stage y superar también al campeón Con Zeus. Así, El Gran Sol retomaba el liderato de dinero producido, mismo que había perdido ante My Own Business días antes, en lo que sería su último triunfo como pistero.

 

Volvería a Caracas y correría por 4ª vez el Clásico Jockey Club de Venezuela, siendo gran favorito y con 60 Kilos de peso, pero vuelve a fracasar en el evento al no figurar en pizarra en carrera ganada por Hercolubus. Se venía el Clásico Gradisco en 2000 metros corrido en la tarde del Domingo 17 de Diciembre y allí El Gran Sol cerraría su brillante campaña con un segundo lugar en tardía atropellada (fue corrido muy lejos de los punteros) con la monta de Carlos Andrés Olivero, detrás del ganador Fast Macau. Esta campaña en el inicio del tercer milenio le valió para ser Campeón Maduro 2000, sin duda un título justo para un gran ejemplar. Su vida pistera se resume en 25 victorias, 16 segundos y 12 terceros en un total de 69 actuaciones para una producción en metálico de Bs. 231.240.380. De esta manera se despedía un noble linajudo quien escribió páginas brillantes en el hipismo nacional, amén de deleitar a los aficionados con sus triunfos y reveses incluidos y que luego de incursionar en la cría regresó para decir presente una vez más. Gran campaña, y un justo homenaje con una Copa en su nombre que se corre anualmente en el mes de Enero.

 

El Gran Sol inicialmente se desempeñó como padrillo en el Haras Varsego y luego estuvo alojado en el Haras Erre Ene, transmitiendo su calidad ya ha dado a los ganadores clásicos Don Antonio, Hijo del Sol y Xica Linda;  las selectivas Primer Sol (madre de Clavija), Luisa Andrea y Sol Solaris; además de los ganadores Hada, Consentida, Isora Liri, Dunoe Daniela, Drogbá, Little Champion, Queen Yaranith, Dama Azul, entre otros. Tras sufrir en los últimos meses de una fuerte infosura, murió en la madrugada del 2 de febrero de 2011 victima de un fuerte cólico en el Haras Erre Ene.

 

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Revista Hipódromo, Revista Gaceta Hípica, Sr. Jesús Adriani (foto Santa Rita), Sr. Hernán Viloria Daboín, Sr. Trino Pulido, Sr. Luis González H.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 24 de Agosto de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados