Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Miss Marinés

(Ven, 1984, Icecapade en Please Say Yes por What a Pleasure)

Por Juan Macedo

 

En la historia hípica de nuestro país Venezuela se han presentado inversiones importantes para traer yeguas preñadas de sementales de categoría, incluso que (a la larga) son Jefes de Raza. Uno de estos casos fue la tordilla importada en vientre Miss Marinés que nació el 25 de abril de 1984 en el Haras Los Aguacates. Fue adquirida por la Sra. Luisa de Villarroel y el Sr. Jesús Villarroel para lucir la chaquetilla azul y blanca, quienes delegaron al entrenador Manuel Medina Pérez su doma, cuido y entrenamiento.

 

Su debut en el Hipódromo La Rinconada se realizó el 9 de agosto de 1986 con la conducción del jinete Félix Vásquez, donde ocupó el séptimo lugar a 4 ½ cuerpos de la veloz potra Faces. Luego actuó en seis carreras más sin deslucir en ningún momento, pero con la victoria siéndole esquiva. A finales de octubre, el “Long PlayManuel Medina cumplió sus últimos compromisos en Venezuela y le dejó la cuadra al “Niño JesúsCarlos Morales Salas, que de inmediato asumió el control de la misma y el sábado 2 de noviembre se encargó de sacar de perdedora a la tordilla Miss Marinés con la monta de “El negrito de San JoséJuan Vicente Tovar, cruzando la meta con ventaja de 4 cuerpos sobre Alma dejando crono de 75”2 para los seis furlones del recorrido. Subida de lote con Ramón Eduardo Ibarra en su cabalgadura se mandó un carrerón al caer tercera apenas a pescuezo de Creme Brulee, que le valió la inscripción en la Copa Manuel Fonseca con Juan Vicente Tovar en la silla, sin embargo, se conformó con el tercer puesto a 5 ½ cuerpos de Copa de Plata.

 

El 4 de enero de 1987 ocupó el cuarto lugar a 4 ¼ cuerpos de Epic Dancer y dos semanas después escoltó a Boungaville a 2 ¼ cuerpos. El segundo triunfo lo obtuvo el 30 de enero con la conducción de Ramón E. Ibarra cruzando el disco con ventaja de 6 cuerpos sobre Desafiante, agenciando 88” exactos para los siete furlones. Regresó al lote selectivo con la monta de Juan Vicente Tovar al escenificarse la Copa Rafael Barboza Montiel donde modestamente ocupó el cuarto lugar a 11 cuerpos de Epic Dancer.

 

Luego de figurar segunda a ½ cuerpo de Cieneguita, la tordilla regresó a las manos de Ramón E. Ibarra quien le sacó el máximo provecho para obtener un bonito triunfo a expensas de Miss Nahir que quedó segunda a 1 ¾ cuerpos, parando los cronómetros en 66”3 para los 1100 metros. Seis días después participó en los 1800 metros del Clásico Congreso de la República donde salió a comandar la carrera siendo asediada por Kiss Me y para sorpresas de todas las dos punteras durmieron al resto del lote, saliendo beneficiada Miss Marinés al cruzar la meta con ventaja de ¾ cuerpos sobre su acérrima rival, dejando un tiempo muy flojo de 119”2 para el recorrido. Fue enviada al Hipódromo Nacional de Valencia donde se anotó otro triunfo, superando a Negruzca por apenas nariz y recorriendo los 1400 metros en 85” exactos.

 

 

De regreso al óvalo de Coche, el 2 de mayo fue inscrita en la milla del Clásico Hipódromo La Rinconada donde animó hasta la entrada de la recta final (incluso tomó la punta y parecía decidir al final) pero “se desinfló” y terminó en el décimo lugar a 10 cuerpos de As Cirensica. Tres semanas después, en los 1300 metros de la Copa Blondy, tuvo un comportamiento igual de irregular y terminó quinta a 5 cuerpos de The Mare. Pero el 6 de junio, ante el lote común, Miss Marinés se reivindicó con Juan Vicente Tovar up quien hábilmente logró sacarle un bonito triunfo superando a Chan Sade con ½ largo de ventaja y dejando crono de 99”2 para la clásica milla.

 

Luego de dos buenas figuraciones detrás de Morriña en el lote común, fue inscrita en la milla del Clásico Día de la Armada con la monta de Freddy Mora para realizar una carrera sensacional, ya que peleó la punta desde el inicio con Epic Dancer, luego soportó el acoso insistente de Morriña, pero al final cedió ante la atropellada de Sátira y Falkland en los últimos metros quedando tercera a ½ cuerpo. Viajó hasta el Hipódromo Nacional de Valencia donde escoltó a Lady Altiva por ½ cuerpo en el Clásico Arrollador y luego a Fresal por 1 ¾ cuerpos en el Clásico Socopo. Regresó a La Rinconada para enfrentar a las mejores en la primera versión del Gran Premio Nacional, donde decorosamente se ciñó el tercer lugar a 5 cuerpos de Módena. Dos semanas después nuevamente en el óvalo de Cabriales para obtener un bonito triunfo con ventaja de ¾ cuerpos sobre Pintada y dejando crono de 108”3 para los 1700 metros.

 

Lamentablemente, luego de fracasar en el Clásico El Corsario, se le detectó una lesión en una de sus rodillas que la sacó de las pistas. Nueve meses después, el 2 de julio de 1988 fue inscrita con Ramón E. Ibarra ante el lote común, pero el resultado fue desastroso provocando el retiro definitivo de la actividad pistera.

 

Miss Marinés corrió un total de 30 carreras donde triunfó en 7 de ellas, además de 6 segundos, 6 terceros, 6 cuartos y un quinto, acumulando en premios la cantidad de Bs. 1.835.400. Pero su historia no quedó ahí. Fue enviada al Haras Los Aguacates para cumplir su nuevo rol como yegua madre, destacando por intermedio de los selectivos Giureska (abuela de Beautiful Grey), Biancanieve (madre de La De Andrea), Citation One y Mi Manisera (madre de Tabaro, abuela de Gran Omero); además de los ganadores Entresiete y Buen Hijo (récord horse). La tordilla Miss Marinés demostró que su pedigree no era cuento, fue buena en la pista y la cría.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas A., Revista La Fusta (foto)

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 31 de mayo de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados