Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Monte Rojo

(Ven, 1985, Mount Denali en Red Rose por Dart Board)

Por Juan Macedo

 

A todos le llega su momento de gloria” reza la popular frase, pero son pocos quienes realmente la aprovechan. Aunque normalmente esto aplique en seres humanos, existen casos dentro del deporte de los reyes que pudiese ser aplicados, y el castaño Monte Rojo es uno de esos casos. Nació el 04 de abril de 1985 en las praderas caroreñas del Haras Santa Rosa de la familia Herrera y fue adquirido por el ganadero caroreño “TalaloYépez para lucir la chaquetilla fucsia con raya blanca del Stud Yosolo.

 

Siempre bajo el eficiente cuido de Don Govanni Contini, Monte Rojo debutó el 23 de enero de 1988 en el majestuoso Hipódromo La Rinconada bajo la conducción de Carlos Wilfredo Pérez en recorrido de 1300 metros, figurando segundo a 1 ¼ cuerpos de The Chance. Dos semanas después logró su primera victoria a expensas de Copetón que quedó a 5 cuerpos, agenciando 100”1 para la clásica milla. Subido de lote, fracasa al quedar sexto a 7 ¼ cuerpos de Don Julián, pero se reivindica de manera formidable con la monta de “El RaudoRafael Torrealba al aventajar con 5 cuerpos a Lendakari y dejando crono de 88”1 para los siete furlones.

 

Realiza su primer intento en prueba selectiva alguna, la Copa Klick en recorrido de 1300 metros, sin deslucir al quedar quinto a 3 cuerpos del veloz Jagüey. Dos semanas después, en la Copa Hylander, queda cuarto a 6 cuerpos del mismo Jagüey. Viaja al Hipódromo Nacional de Valencia donde participó en los 1800 metros del Clásico Arrollador con la monta de “El ZancudoArgenis Rosillo pero un irreconocible Súper Sergio (que en esa ocasión también fungía de “invasor”) lo superó por 5 ¾ cuerpos.

 

De regreso a la capital de la república, Monte Rojo participó el 15 de mayo en el Clásico José Antonio Páez pero deslució al quedar octavo a 7 cuerpos de Epic Barré. Regresa al lote común y con la monta del Supercampéon Juan Vicente Tovar logró un elocuente triunfo aventajando con 5 ½ cuerpos a Lendakari y tiempo de 116” exactos. Luego de figurar tercero a 1 ½ cuerpos de Black Diamond, reverdece laureles el 18 de junio al derrotar (por tercera vez) a Lendakari con ventaja de 1 ¼ cuerpos y crono de 128”1 para los dos kilómetros.

 

Una fuerte lesión aleja a Monte Rojo del ruedo hípico capitalino, reapareciendo el 14 de enero de 1989 ante el lote común en recorrido de 1500 metros con la monta de Rafael Torrealba para superar fácilmente al veloz Jilguero por 3 ¼ cuerpos agenciando 92”1. Viaja por segunda vez al Hipódromo Nacional de Valencia para participar el 3 de febrero en los 1800 metros del Clásico Huracán Sí pero un irreverente The Other da cuenta del lote para relegar al hijo de Mount Denali al segundo lugar a 1 ¼ cuerpos. De regreso a Caracas, a las dos semanas enfrentó al lote común con la experta conducción de “El DiabloÁngel Francisco Parra, encontrándose con un poderoso Escalafón que le arrebató el triunfo en el rayado final.

 

Pero el momento de gloria de Monte Rojo, estaba cerca. Fue el 12 de marzo cuando asombró al publico asistente en el Hipódromo La Rinconada (además de radioescuchas y televidentes) que lo vio ganar de punta a punta y pulverizando el record de pista para los 2200 metros, recorrido en que se escenificó el Clásico José María Vargas. Conducido por Ángel Francisco Parra y con handicap de 53 kilos, lo llevó rápido a la punta que mantuvo sin apremios. Los primeros 400 metros los pasó en 22"3, siguió en 70”1 para los 1200 metros, asombró con 96”1 en la milla e impresionó con 115"3 en los 1900 metros, para terminar con tiempo total de 134"3, tan sólo a 2/5” del récord que poseía el legendario Man O’War, considerado por muchos como el mejor caballo americano del siglo 20. Aunque muchos atribuyeron ese desconocido poder exhibido esta vez por Monte Rojo al estado de la pista, fueron 18 ½  cuerpos la ventaja que sacó sobre El Beduino, dejando prácticamente fuera de carrera a ejemplares de la talla de Epic Barre, McGwire, Escalafón, The Other y Bolinge. ¡Para mi no fue casual, fue su momento de gloria y lo supo aprovechar!

 

 

El 1 de abril Monte Rojo demostró que su anterior carrera no fue producto de la casualidad al adjudicarse fácilmente la Copa Hypocrite, superando por 7 ¾ cuerpos a Muley y agenciando 123”2 para los dos kilómetros, a un quinto del record de pista que tenía en ese entonces Jaimiquí.

 

El miércoles 19 de abril se efectuó una nueva edición del Clásico Presidente de la República y había un claro favorito: Monte Rojo. Salió en punta como en las dos últimas actuaciones marcando parciales violentos y entrar sólo en la recta final, pero los últimos 200 metros fueron eternos para el nieto de Roberto y The Other atropelló con la suficiente energía para arrebatarle la victoria y ponerle 2 cuerpos de diferencia.

 

El 6 de mayo, Monte Rojo regresa a saborear las mieles del triunfo al derrotar a Sellador con ventaja de 5 ¼ cuerpos y tiempo de 97”4 para la milla en que se recorrió la Copa Revista Estudio Hípico. Esta sería su última victoria. Participó en los dos kilómetros del Clásico Día del Ejército donde figuró tercero detrás de Escalafón y su última salida fue para el olvido, producto de una severa lesión que obligó su retiro definitivo de las pistas.

 

En definitiva, Monte Rojo cumplió una honrosa campaña de 20 actuaciones entre La Rinconada y Valencia, de las cuales en 8 cruzó la meta en ganancia, además de 5 segundos, 2 terceros, un cuarto y un quinto, acumulando en premios la cantidad de Bs. 2,492,295. Fue alojado en el Haras Boraure donde recibió pocas oportunidades en la cría, de los cuales destacó la ganadora Montestina. Lamentablemente en el año 1992 se presentó una epidemia de Encefalitis Equina en el Haras Boraure, muriendo casi toda la población equina, incluyendo al notable Monte Rojo.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Alberto Herrera, Lic. Luis Hernández González.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de noviembre de 2010

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados