Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Om Tara

(Ven, 1987, Hy Ponder en Tobeyma por Mon Chanson)

Por Juan Macedo

 

Perteneciente a una de las generaciones más parejas de la historia venezolana y dueña de una velocidad encomiable, la alazana Om Tara resultó pertenecer a esa élite que dominó a principios de la década de los ’90 brindado grandes satisfacciones a sus dueños y al aficionado en general. Nació el 11 de mayo de 1987 en el Haras Bucaral y fue adquirida por el Sr. Carlos Perdomo para lucir la chaquetilla negra con cuadros multicolores del Stud Om Tara II. Enviada al Hipódromo La Rinconada, sus cuidados y entrenamientos estuvieron a cargo del Sr. Jorge Luján.

 

Om Tara fue un purasangre con un desarrollo muy tardío, tanto así que su debut fue el 24 de noviembre de 1990 en recorrido de 1200 metros con la monta de José S. Gil y lo hizo de manera destacada, figurando segunda a 3 cuerpos de Zafimar, luego de puntear todo el recorrido. Culmino el año con un magnifico triunfo llevada por Gustavo Betancourt, superando a Going Up con 8 ¼ cuerpos de ventaja y agenciando 75”2 para los seis furlones.

 

A los cuatro años, con apenas dos actuaciones, reapareció el 30 de marzo de 1991 con Raúl Velásquez en su cabalgadura, animando buena parte del recorrido hasta que al final ceder ante Glorious Queen a 5 ¾ cuerpos. Dos semanas después figuró cuarta a 6 ½ cuerpos de Augusta Prince. El 28 de abril reverdeció laureles al superar con ¾ cuerpos a Siracusa, parando el reloj en 74”2 para la distancia de 1200 metros.

 

Luego de figurar segunda a 6 cuerpos de La Kapita, el 9 de junio regresó a la senda del triunfo superando con 3 ¼ cuerpos a Marionnette, cronometrando 85” flat para los 1400 metros. Subida de lote nuevamente se encontró a La Kapita, que en esta ocasión tuvo que echar el resto para superar con ¾ cuerpos a la hija de Hy Ponder. El 7 de julio protagonizó un final no apto para cardiacos, pero logró conservar nariz sobre Princess York, dejando crono de 84”4 para los siete furlones.

 

Dos semanas después se reencuentra con La Kapita, pero la historia cambió, ya que Om Tara se creció en la punta y superó con 1 ½ cuerpos a su némesis, agenciando 72”3 para los 1200 metros. Soñar no cuesta nada y sus allegados decidieron inscribirla en la Copa Día del Veterinario con la monta de Juan Vicente Tovar, pero apenas pudo para el quinto a 22 cuerpos de Lady York. El 15 de septiembre participó en el Clásico de los Sprinters regresando a su cabalgadura Raúl Velásquez, pero quedó octava a 12 cuerpos de Río Chamita. Una lesión la sacó del ruedo capitalino por el resto del año.

 

Om Tara reapareció a los cinco años el 7 de marzo de 1992 con Raúl Velásquez up, ocupando el cuarto lugar a 8 ¼ cuerpos de Lady York. Corrió tres veces más sin deslucir del todo, para que el 9 de mayo saborear nuevamente las mieles del triunfo con la conducción de Eduardo Rivas pasando la meta con ¾ cuerpos sobre Geranio, registrando 66”1 para los 1100 metros.

 

Ya en el máximo lote, tuvo una racha de nueve derrotas logrando figuraciones decorosas como el 4 de julio cuando figuró tercera a 3 cuerpos de Stillwater en la Copa Roque Yoris. Viajó al Hipódromo Nacional de Valencia para que el 16 de octubre participara en el Clásico Arturo Michelena, donde José Martín Toro dictó cátedra sobre Om Tara para triunfar categóricamente con ventaja de 1 ½ cuerpos sobre Caujarita, parando el teletimer en 83”4 para los 1400 metros.

 

Regresó al ruedo capitalino para figurar cuarta a 3 ¾ cuerpos de Apple Dancer y luego quinta a 6 cuerpos de Marionette en la Copa Carlos Eduardo Frías. El 12 de diciembre recorrió los 1100 metros en 64”4 para superar con 1 ½ cuerpos a Crowning Glory y finalizó ese año cubriendo la distancia de 1200 metros de punta a punta muy cómoda haciéndose inalcanzable y dominar así la situación llevándose el premio y trofeo correspondiente al Clásico Simón Rodríguez, dejando a Geranio a 2 cuerpos en el segundo y agenciando 72”2.

 

 

Con seis años a cuestas, Om Tara reapareció el 11 de enero de 1993 dentro del marco del Clásico Andrés Eloy Blanco, figurando quinta a 9 ¾ cuerpos de Stillwater. Luego de fallar en el lote común, el 27 de febrero realizó una gran carrera, quedando como escolta de Lady York a 1 ¼ cuerpos en la Copa Stillwater. Un mes después figuró cuarta a 5 ¾ cuerpos de Mon Coquette en la milla de la Copa Jesús Lander Guzmán.

 

El 27 de marzo inició una racha de triunfos cuando cruzó la meta con ventaja de 1 ¾ cuerpos sobre Lady York, agenciando 91”2 para los 1500 metros. Continuó dos semanas después, ahora con la monta del entonces aprendiz José G. Torres, superando a Crowning Glory con ¾ cuerpo y recorriendo los 1100 metros en tiempo de 65”1. El 5 de junio batió con contundencia a Riva’s Baby con 2 largos de ventaja parando los relojes en 79”1 para los 1300 metros.

 

El 17 de julio participó en el Clásico Día del Veterinario regresando José Martín Toro a su cabalgadura, pero simplemente no pudo y quedó en el sexto lugar a 14 cuerpos de Expedicionaria. Regresó al lote común con la monta de José G. Torres donde dio cuenta de Epona con ventaja de 3 cuerpos y tiempo de 93” exactos para los 1500 metros.

 

Nuevamente “Torito” se hizo caballero en Om Tara y participó en la Copa Carlos Eduardo Frías, figurando tercera a 16 cuerpos de Lady York, luego en el lote común apenas quedó sexta a 5 ¼ cuerpos de Es Mía. Fue el 11 de septiembre cuando se asomó la fatalidad, dentro del marco de la Copa Roque Yoris, ya que en la recta final Om Tara se fue de manos y rodó junto a su jinete Raúl Velásquez, lamentablemente se fracturó y hubo la imperiosa necesidad de sacrificarla.

 

Om Tara realizó una campaña pistera de 43 salidas a la pista, logrando 13 victorias, además de 5 segundos, 3 terceros, 5 cuartos y 7 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 5.221.500. El destino fue injusto con Om Tara, consideramos que merecía otro final, brillando como yegua madre. ¡Honores a Om Tara, velocista de postín!

 

Fuentes: Sr. Jaime Casas A., Revista Hipódromo, Revista Gaceta Hípica

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 31 de agosto de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados