Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Princess Candy

(Ven, 2010, Big Prairie en Revolution Queen por Commanche Saddle)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

La historia hípica contemporánea registra solamente tres casos de ejemplares con campeonatos alcanzados por tres generaciones sucesivas: Amandina Lady-King Seraf-Supremo (que luego complementarían Gran Omero y Sandovalera) y los de reciente data: Money River-Running River e Impressive Pluvius y Revolution Queen-Princess Candy y Philomena. Desde aquí queremos rendir un merecido homenaje al eje central de la tercera trilogía en lograr esta hazaña, la valiente Princess Candy.

 

De pelaje castaño nació el 9 de enero de 2010 en las tierras orientales del prestigioso Haras La Orlyana, establecimiento que desde sus inicios logró grandes éxitos en la cría venezolana, siendo hija de Big Prairie en Revolution Queen por Commanche Saddle. Su padre (USA 2002, Danzig en Dance Colony por Pleasant Colony) fue un ganador de cinco en dieciocho salidas con figuraciones selectivas que produjo US$256.416, descendiente directo de un Jefe de Raza y nieto materno de un campeón y doble coronado en USA, lo que le daba un buen cartel para su desempeño como padrillo. Traído a Venezuela en el 2008, su primera producción nacería en 2010 (a la que perteneció Princess Candy) destacando allí con cinco ganadores clásicos de doce corredores. Eventualmente brillaría también con hijos como Ninfa del Cielo, My Running Mate, La De Horacio, Bukowski (todos campeones en La Rinconada) convirtiéndose en uno de los mejores sementales en nuestro país del presente siglo.

 

Su madre (VEN 2004, Commanche Saddle en Miss Love por Ruszhinka) fue una destacada corredora que ganó cuatro en once salidas incluyendo los clásicos Edgar Ganteaume y Andrés Bello además de la Copa Uniproca, conquistando el campeonato como mejor dosañera en La Rinconada 2006. Su primera hija nació en 2009 y se llamó Queen Of Queen que también conquistó el campeonato como mejor dosañera, dando luego a Princess Candy (campeona tresañera), Ruffius (ganador clásico), Reina de Espadas (ganadora selectiva) y Persecuted (ganador del Páez 2021) entre otros, por lo que podemos afirmar ha sido una gran matrona en nuestro medio.

 

Fue adquirida por el Sr. Piar Martínez para lucir la chaquetilla de su Stud Niño Renzo, quien le encargó al eficiente Germán Rojas su cuido y entrenamiento. Aunque no era una yegua de gran tamaño (su peso promedio apenas superaba los 400 kilogramos) supo compensarlo con la clase que demostró en la pista, para alcanzar importantes logros desde sus inicios.

 

Su estreno se produjo el 15 de diciembre de 2012 en el corto recorrido de 800 metros, contando con la monta de Leonel Reyes Ramos y cerrando como la primera cotizada en taquilla (1/2) gracias a la efectividad de su trainer, quien acostumbra debutar a sus ejemplares listos para decidir. Pese a la distancia comenzó a demostrar su calidad al imponerse por 3 cuerpos sobre Catira Zore marcando 45” dejando claro que lo suyo era correr, siendo esa su única salida como dosañera.

 

Reapareció el 3 de febrero de 2013 en lote de G-1 cumpliendo decorosamente al escoltar a Acrobática (futura ganadora clásica) a sólo 1 ½ cuerpos logrando descontar mucho terreno con un fuerte avance en los metros finales, pareciendo quedarle corto el recorrido de 1100 metros. El 16 de marzo pasó a manos de Johan Aranguren ratificando su condición de prospecto en la generación pues logró imponerse por 2 ¾ cuerpos sobre Czarina en tiempo de 79”2 para los 1300 metros, mostrando nuevamente una atropellada consistente en la recta final.

 

Su primer enfrentamiento ante las mejores del patio vendría el 7 de abril cuando fue inscrita en el Clásico Senegal, donde terminó como primera cotizada en taquilla (1/5) pese a lo parejo de la prueba en el papel. Ratificando que estaba para cosas importantes logró vencer con suma facilidad al superar por 6 ¼ cuerpos a Indomable (que cerró 2/5) que la escoltó para que detrás finalizaran Slow Bullets y Blue Moon, agenciando 98”3 para la milla y colocándose a la cabeza de su generación.

 

 

Tres semanas después intervino en el Gran Premio Unicría en calidad de gran favorita (1/9) pero en una actuación decepcionante finalizó tercera a 9 ½ cuerpos de Indomable que con la monta de Emisael Jaramillo tomó desquite de su derrota anterior al superar en bonito final a una irreverente Sweet Nara que la acosó en la recta final, dejando crono de 98” para la milla.

 

Vendría a continuación en el calendario selectivo el inicio de la triple corona para hembras con la disputa del Clásico Hipódromo La Rinconada que se celebró el 19 de mayo. La nómina de la prueba lucía muy pareja pues no sólo regresaba la campeona dosañera Taormina (que permanecía invicta), allí iban también las ya ganadoras selectivas Señora Simona, Indomable, Blue Moon, Miss Olimpia, Amor del Bueno y Princess Candy (estrenando la monta de Eder Martínez) junto a otras prospectas en ascenso. El favoritismo en taquilla se inclinaría por Blue Moon con la monta de Ángel Alciro Castillo (en su regreso a Venezuela) e Indomable con Emisael Jaramillo.

 

En cuanto al desarrollo de la prueba sería emocionante desde el principio, pero especialmente en la recta final, cuando había varias competidoras con opción al triunfo. Sin embargo, el astro Castillo sacaría a relucir su categoría al traerse en atropellada por dentro a Blue Moon solamente castigando en la paleta logrando imponerse en cerrado final sobre una Simpática que voló en los últimos metros para escoltarla a menos de un pescuezo, mientras que más atrás arribaron Miss Olimpia, Indomable y Princess Candy (que arribó a 3 ½ cuerpos de la vencedora), en tiempo global de 98”1 para la milla.

 

Para el segundo peldaño de la tríada para hembras se produjo la deserción por lesión de la vencedora en el Clásico Hipódromo La Rinconada, lo cual incrementaba las posibilidades de triunfo para todas sus rivales. La nota previa a esta carrera publicada por el Profesor Winston Hernández en su blog Ensalada de Vainitas nos pareció tan acuciosa y premonitoria que queremos dejarles acá la dirección para que puedan revisarla con calma: http://ensaladadevainitas.blogspot.com/2013/06/princess-candy-es-nuestro-gran-lance-en.html

 

El Clásico Prensa Hípica Nacional se disputó el 9 de junio y en bonita demostración fue Princess Candy con la monta de “El PochoJaime Lugo la que se adjudicó el triunfo superando por 2 ¼ cuerpos a Señora Simona que la escoltó mientras que luego arribarían Miss Olimpia, Simpática y Noble Belleza, en tiempo de 129”3 para los dos kilómetros. Importante mencionar que ese día resultó sorpresa en taquilla (6 a 1), justificado por el ligero bajón en sus salidas recientes pero que le da un plus de valor al pronóstico realizado por el Profesor Hernández que ya comentamos en el párrafo anterior.

 

 

Como anécdota especial cabe acotar que el triunfo de Princess Candy en el Clásico Prensa Hípica Nacional inició una racha de cinco triunfos en ese evento para el Haras La Orlyana (2013-2017), luego de los cuales agregaría dos más en 2020 y 2021 para completar siete victorias de las últimas nueve ediciones, tres de ellas a través de hijas del semental Big Prairie.

 

El 7 de julio fue la fecha fijada para la celebración del Clásico General Joaquín Crespo que cierra la famosa trilogía para hembras, con apenas cinco participantes en acción y siendo Señora Simona la principal cotizada en taquilla gracias a la monta del campeón Emisael Jaramillo. La veloz Keillyn Woman salió a marcar parciales con Princess Candy persiguiéndola a unos dos cuerpos durante gran parte del trayecto, pasando a dominar la hija de Big Prairie aproximadamente faltando unos seiscientos metros, pero sin poder contener el fuerte avance de la favorita Señora Simona que lució más consistente en la recta final para imponerse por 2 ¼ cuerpos sobre Princess Candy que la escoltó, en tiempo de 156”2 para los 2400 metros.

 

Tras la disputa de los eventos de la triple corona que arrojaron tres ganadoras diferentes, la paridad dentro de la generación tresañera de hembras en 2013 se mantenía vigente. El 4 de agosto se disputó el Clásico Gustavo Ávila con apenas cuatro participantes entre las que destacaban las dos que lograron alternarse la exacta en los últimos dos peldaños: Princess Candy y Señora Simona. Al darse la partida la pupila de Juan Carlos Ávila retrasó cargando hacia afuera lo que la dejó prácticamente sin chance real de triunfo, mientras Keillyn Woman tomaba la delantera y Princess Candy la perseguía con tranquilidad.

 

 

El desarrollo de la prueba permitió a la puntera mantenerse allí con solvencia mientras que Princess Candy comenzaba a presionarla desde los 700 metros finales, teniendo que apelar a todos sus recursos “El Pocho” Lugo para desplazar en la recta final a una crecida Keillyn Woman mientras desde el fondo se acercaba Señora Simona, aunque sin comprometer a las punteras. Al final Princess Candy logró conquistar el triunfo que la catapultó al liderazgo entre las potrancas superando por 1 ½ cuerpos a Keillyn Woman mientras que tercera arribó Señora Simona a menos de tres cuerpos, en tiempo de 115”2 para los 1800 metros.

 

Luego del esfuerzo que significó toda la campaña realizada durante los meses previos, la yegua Princess Candy fue sometida a un breve descanso que la obligó a ausentarse de la Gala Hípica de Caracas celebrada entre el 31-08 y el 01-09. Tras dos meses y medio sin participar en pruebas públicas regresó a la actividad el 26 de octubre en el lote de G-4,5ó6 con la monta de Eglinder Betancourt, quien supo llevarla al triunfo superando por 3 ¾ cuerpos a Sweet Water agenciando 92”1 para los 1500 metros.

 

Nos parece importante acotar que los allegados de Princess Candy declinaron la invitación a representar los colores patrios en Panamá para participar en la Copa Dama del Caribe, un derecho que se había ganado por sus buenas actuaciones durante la temporada, pensando en preservar la salud de una yegua cuyo físico había sido sometido a un notable esfuerzo en el transcurso de su campaña de 2013.

 

El 7 de diciembre realizaría su última salida del año al participar en la Copa Gran Estefanía, donde le tocó perseguir a su ahora compañera de cuadra Indomable (preparada también por Germán Rojas) que con la monta de Emisael Jaramillo logró imponerse de punta a punta superando por 3 ½ cuerpos a Princess Candy que la escoltó en tiempo de 91” para los 1500 metros.

 

Una vez finalizada la temporada se produjo la selección de los mejores ejemplares en los diferentes renglones en que se divide nuestra hípica, siendo elegida Princess Candy (con tres triunfos en clásicos) por la Comisión Nacional de Carreras como la ganadora del título como Campeona Tresañera 2013 haciéndose acreedora del Casquillo de Oro otorgado por el INH. Sin embargo, nos parece oportuno mencionar que en la votación del Premio Burlesco (organizado por Jaime Casas con la elección de los periodistas hípicos) la ganadora de esa categoría fue Señora Simona (ganadora de la Copa Dama del Caribe más dos clásicos en Venezuela), lo cual demuestra la paridad que hubo ese año entre las hembras nacidas en 2010.

 

Reapareció el 19 de enero de 2014 disputando la Copa Rafael Rodríguez Navarro donde estrenó la monta de Richard Bracho, en una emocionante prueba a pesar de correr solo cuatro yeguas fue capaz de escoltar a la doble coronada y campeona en 2012 Clase Estelar llegándole a solo un cuerpo en tiempo de 91”3 para los 1500 metros, más atrás llegarían De la Sierra e Indomable. El 16 de febrero fue inscrita en el Clásico Ségula C donde salió desde el brinco a pelear la punta en parciales de 23”2 y 45”1 para finalmente aflojar en los últimos metros arribando cuarta a 5 cuerpos de Robertina (que ganó por 4 ¼ ese día) la cual metió un excelente 82”4 para los 1400 metros.

 

El 9 de marzo intervino en el Clásico Eduardo Larrazábal Eduardo regresando a su cabalgadura Eglinder Betancourt nuevamente en lote reducido de cuatro yeguas donde ganaría la menos cotizada en taquilla, ya que Taukin sorprendió al derrotar por 1 ¼ cuerpos a Otra Melodía dejando 97”2 para la milla mientras que Princess Candy terminó cuarta a 7 ¼ cuerpos de la vencedora sin ser enemiga en ningún momento. El 27 de abril participó en el Gran Premio Unicría en la que por tercera ocasión consecutiva finalizó en el cuarto puesto (en lote de cuatro) terminando a unos 5 ½ cuerpos detrás de Taukin (que repitió), Indomable y Robertina que la precedieron.

 

Tras varias figuraciones de corte selectivo, pero sin concretar ningún triunfo en la temporada, la yegua Princess Candy fue sometida a un breve descanso para recuperarla. En el ínterin, pasó a la cuadra de Alexis Delgado para que se encargara de su entrenamiento buscando la gente del Stud Niño Renzo un cambio de aires para su campeona. Reapareció el 27 de julio disputando el Clásico Armada Nacional Bolivariana con la monta de Jorge Urdaneta, allí realizó una buena exhibición pues en la recta final pasó a dominar pareciendo que iba a reverdecer laureles, pero no pudo contener la fuerte atropellada de Reina Yura que la relegó al segundo puesto a 2 ¼ cuerpos en tiempo de 96”3 para la milla.

 

El 7 de septiembre fue inscrita en la Copa José Rafael Ball, regresando Princess Candy a los cuatro codos donde había logrado dos de sus triunfos clásicos en la temporada previa. Sin embargo, pese a correr colocada desde el tercer lugar hasta acercarse a la última curva, no fue capaz de seguir el tren de carrera aflojando en la recta final para finalizar sexta a más de 15 cuerpos de su verduga Taukin que logró imponerse de punta a punta marcando 118”4 para los 1900 metros.

 

Vale acotar que esa fue la primera no figuración en pizarra para Princess Candy, pareciendo demostrar que realmente no era la misma yegua aguerrida y batalladora del año anterior, aunque gozaba de buena salud. Tomando en cuenta ese aspecto, su propietario decidió retirarla de las pistas y darle una oportunidad en la cría, siendo precisamente en su haras natal donde comenzaría a ejercer funciones como matrona.

 

Su campaña se resume numéricamente así: 6 triunfos en 17 salidas (de ellos tres clásicos que le dieron un Casquillo de Oro como campeona tresañera de su generación), completando con 5 segundos, un tercero, 3 cuartos y un quinto además de esa no figuración alcanzada en su última actuación, con premios de Bs. 823.060 para su propietario.

 

En cuanto a su paso por la cría podemos comentar que su primera hija con actividad pistera nació en 2017 llevando por nombre Crackprincess (por Tomahawk) y en 2018 dio a Princess Regal (por King Seraf), ambas ganadoras en cortas campañas, esta última con figuración selectiva. Pero en 2019 dio la campanada al ser cruzada nuevamente con el estelar padrillo King Seraf produciendo a la excelente corredora Philomena, titulada como campeona dosañera 2021 y actualmente invicta de 2-2 con par de triunfos clásicos, despuntando hasta el momento de escribir estas líneas como la mejor de su generación cuando se avecina la disputa de la triple corona para hembras.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Prof. Winston Hernández, www.pedigreequery.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, sábado 30 de abril de 2022

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados