Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Tanius

(Ven, 1971, Prince Of Chance en Pamtrice por Pago Pago)

Por Juan Macedo

Tanius probablemente no pudo ocupar un sitial más grande entre los aficionados debido a lo parejo de su generación, comandada por Gran Tiro, Garzón, Guache, Invencible, Paldillar, Rom-Vit y la campeona Ségula C, aparte de serios problemas de tendonitis en una de sus manos que coartaron su campaña. Nació en el haras Cocotío el 24 de Abril de 1971 que corrió para las sedas blancas con banda roja del stud Tuna de Don Julio Morales que lo adquirió por 40 mil bolívares en subasta pública y que siempre corrió bajo el entrenamiento del "Number One" Manuel Medina.

Debutó el 26 de junio de 1973 figurando en la tercera posición detrás del rendidor Futuro en carrera de 800 m con la monta de Julio Cesar Piñero, pero no es sino el 24 de noviembre, a su sexta salida a las pistas, cuando obtiene su primer triunfo de punta a punta, medio cuerpo sobre Tahos con la monta de José V. Sánchez.

Ya como tresañero obtiene su segundo triunfo el 6 de enero de 1974 sobre Sinengaño y realiza una pasantía en el lote superior, enfrentando a excelentes corredores criollos como Invencible, Karai y Yacaré. Su tercer triunfo y primero selectivo fue sorpresivo, obteniendo el Selección de Fedeharas sobre el rendidor Yacaré con la monta de Julio Cesar Piñero y repite en el lote común sobre Bolfram en 1600 m. Corre por primera vez en largo y no desluce al figurar cuarto de Armando L con la monta de Eudes Piñero.

El 12 de mayo participa en el Clásico José Antonio Páez donde obtiene un meritorio cuarto puesto detrás de Garzón, luego triunfa en el lote común sobre Run Run con la monta de "Tutuy" Juan Evangelista López y nuevamente enfrenta al lote clásico, esta vez en el Ministerio de Agricultura y Cría donde figura en el segundo lugar detrás de Gran Tiro. Se adjudica en buena lid la milla de la Copa Antonio Cuadrado sobre Run Run con la monta de Gustavo Avila pero fracasa en el Clásico República de Venezuela que ganó cómodamente Ségula C. Examenes radiológicos posteriores a esa carrera detectan una fractura en uno de sus miembros y pasa a reposo obligado.

Tres meses y medio después reaparece con un tercero detrás de Guáramo y otro detrás de Futuro y debido a la deserción de otros rendidores corredores de la generación nacida en 1971 viaja a Puerto Rico junto a la yegua Arpa Viajera para participar en el Clásico Internacional del Caribe, donde no decepcionó y obtuvo un excelente segundo lugar detrás del campeón panameño Barreminas. De regreso a Venezuela participa el 29 de diciembre en el Clásico Jockey Club de Venezuela contra los importados, pero apenas llega en el duodécimo lugar en carrera ganada por el argentino Argumento.

A las dos semanas, como cuatroañero, obtiene el segundo puesto en el Clásico de los Sprinters superado por el veloz Rom-Vit para que el 15 de mayo obtuviera su séptimo triunfo a expensas de Montanaro. Tres semanas después cae derrotado por Inteligente en el Clásico José María Vargas pero destaca ganando tres carreras seguidas (inclusive sobre los importados) para participar en el Clásico Presidente de la República, donde figuró segundo detrás del sorpresivo Patacón (el primer triunfo clásico de Julio Ayala como entrenador de purasangres) y reivindicarse en la Copa Revista Hipódromo conducido por Angel Francisco Parra derrotando con autoridad y valentía a Inteligente que parecía pasar de viaje. Un cuarto detrás del mismo Inteligente en la Copa Gaceta Hípica y un tercero detrás del campeón importado Gorgo es la antesala de una racha de tres triunfos selectivos, todos sobre la clásica milla y con "El Diablo" Angel F. Parra, del nieto de Pago Pago, a saber en el Clásico Independencia de Venezuela sobre Preludios, la Copa La Fusta sobre Garzón y el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación en sensacional atropellada sobre Victorioso.

A los catorce días siguientes, un 17 de agosto de 1975 participó por última vez en pruebas públicas, donde cayó dignamente detrás del campeón Papi en los 2 kilómetros del Clásico Coproca y le ocurrió lo que a otros grandes caballos. Una inesperada lesión cuando estaba en su plenitud. Pudo participar aquel Clásico Cavepro del 14 de septiembre, pero su propietario Don Julio Morales decidió que Tanius, el caballo que le había dado tantas satisfacciones, no era un animal cualquiera y que podía ser sometido al rigor de una carrera sin estar en plenitud de condiciones, exponiéndolo a un feo papel.

No obstante, Tanius, recibiendo el trato más considerado de un propietario agradecido, terminó de perderse por causa de la mala fortuna, al cabo de la intervención veterinaria. Una imprevista infección luego de unas infiltraciones y el tratamiento sobre un inflado nudo y el tendón de la mano lesionada, lo acabó como pistero, abandonada toda ilusión para regresarlo a la cancha, su destino es la cría. Su campaña de 41 actuaciones se resume con 14 triunfos, 6 segundos y 7 terceros acumulando en metálico la cantidad de 1.092.334,20 bolívares, sin incluir los US$10.000 del Clásico del Caribe.

Tanius fue alojado como semental en el mismo haras que lo vio nacer, el Cocotío, destacó a pesar de una limitada producción por intermedio del ganador clásico Begich (Semental); los selectivos La Bella Belén, Perfil, Speedy, Abuelo y Múcura (madre de Lucky Tanius); y los ganadores Anacobero, Alegremente, Disparante, Junior, Resol, Chiquitule (madre de La Usurpadora), Barbacena, Tanius Bill (madre de Cerveza), Going Going, etc. 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica.

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 08 de mayo de 2003

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados